¿Qué es una Mamografía? – ¿A qué edad hay que empezar a hacérsela para detectar cáncer de mama?

​​​¿Qué es la mamografía?

La mamografía es una radiografía de la mama. Esta técnica nos permite de forma eficaz y precoz detectar  la presencia de cáncer de mama. Es una radiografía especial, pues emite una dosis muy baja de radiación, y es capaz de detectar lesiones sospechosas de cáncer incluso menores a 100 micras de tamaño. A día de hoy los mamógrafos aplican dosis muy bajas de radiación, pero no hay ninguna dosis con riesgo cero. Lo primero es buscar la población target, de máximo riesgo, que es entre los 45 y 65 años.

¿A qué edad hay que empezar a hacérsela para detectar cáncer de mama?

La edad ideal para comenzar a realizarse mamografías para detectar el cáncer de mama de forma precoz, son los 40 años.

Entre los 40 y los 65 años debe realizarse una mamografía anual.
A partir de los 65 años una mamografía bianual. Debido al menor crecimiento celular podemos distanciar más el screening con la mamografía.

En la población de riesgo se siguen otras directrices. Lo primero que debemos resaltar es cuáles son las mujeres con riesgo de padecer Cáncer de Mama:

  • Antecedentes propios de cáncer de mama.
  • Antecedentes familiares de cáncer de mama.
  • Asociación en la familia de cáncer de ovario.
  • Presencia de la mutación de los genes BRCA 1 y BRCA 2.
  • Presencia de cáncer de mama en el varón en la familia.

Cuando haya un antecedente familiar directo con cáncer de mama comenzamos los estudios 10 años antes del diagnóstico de ese familiar cercano. Es decir, si a la madre le diagnosticaron cáncer de mama a los 45 años, empezaríamos a realizar mamografías a los 35. Pero si a la madre se lo diagnosticaron a los 70 años, no empezaríamos a los 60 porque no constituye un factor de riesgo y ya habríamos comenzado antes, a los 40 años, con los controles por la propia edad de la paciente.

¿Cuándo se debe realizar una mamografía?

Existen dos tipos de mamografía, la diagnóstica y la de cribado:

  • La mamografía diagnóstica se realiza en mujeres sintomáticas, por ejemplo cuando hay un flujo anormal por el pezón, cuando se palpa un nódulo mamario, o cuando la mamografía de cribado no es normal. La mamografía diagnóstica lleva más tiempo que la de cribado, pues se realizan radiografías en distintas posiciones para estudiar adecuadamente el posible tumor y el tejido circundante. En mujeres con implantes mamarios o antecedentes personales de cáncer de mama muchas veces se realizan como cribado las técnicas propias de la mamografía diagnóstica para aumentar la sensibilidad de la prueba.
  • La mamografía de cribado se realiza en mujeres asintomáticas. Permite la detección de cáncer de mama en fases muy tempranas de su desarrollo, por lo que aumenta la probabilidad de realizar un tratamiento curativo de forma precoz. Aunque cambia en los distintos países, en general el cribado (en inglés screening) se recomienda cada 1-2 años en mujeres entre 40 y 50 años, y cada año en mujeres de más de 50 años. A veces se recomienda realizar un cribado en mujeres menores de 40 años con una historia familiar de cáncer de mama, antecedentes de patologías mamarias, o mamas muy densas. La eficacia del cribado se ha demostrado claramente incluso en mujeres mayores de 80 años.

Ante cualquier duda que se presente sobre este tema, recomendamos consultar a un especialista​. Te recordamos lo importante que resulta diagnosticar de forma  precoz el cáncer de mama, para la total curación de esta enfermedad.​

Los comentarios están cerrados.