Con la Comida y La Salud no Debemos Jugar.

A la hora de hacer dieta, no todo vale.

¿Existen dietas que pueden poner en riesgo nuestra salud?

, hay muchas dietas que a mediano plazo comprometen la salud e incrementan la probabilidad de desarrollar enfermedades degenerativas asociadas a la edad avanzada.

Desde el momento en el que tomas la decisión de perder peso, se abre un amplio abanico de posibles dietas que pueden ayudarte a lograr tu objetivo. Sin embargo, el problema reside en saber distinguir y encontrar entre todas ellas la más recomendable y adecuada para ti, algo que no resulta tarea fácil, lo correcto será que acudas a un especialista.

¿Cómo puede una mala dieta afectar la salud?

Una mala dieta puede acelerar los procesos de envejecimiento, especialmente del sistema cardiovascular.

Las dietas que provocan estos problemas son las que se enfocan solamente en reducción o en control de calorías sin importar la calidad de esas calorías. Lo que determina en realidad si una dieta es buena o no es el tamaño de las porciones y la calidad de las calorías, además de la procedencia de los alimentos ingeridos.

El mundo de las dietas es muy amplio, aunque esto no quiere decir que todas ellas sean realmente sanas. La alimentación es uno de los aspectos que más influye a la hora de perder peso, aunque existen muchas formas de lograr ese objetivo que todos hemos deseado en algún momento. Por ello, a veces distinguir y encontrar la dieta más recomendable y adecuada a nuestro cuerpo y a nuestras necesidades puede ser una tarea difícil y costosa.

La cosa se complica si además tenemos prisa por adelgazar y recurrimos a dietas milagro fáciles que prometen hacernos perder peso en cuestión de días, sin tener en cuenta que estos regímenes pueden hacernos más mal que bien. Hablamos de esas famosas dietas, que a pesar de ser muy famosas y seguidas no dejan de ser polémicas y perjudiciales. Las dietas consistentes en ayunar de forma continuada o algunas más extremas, como la dieta de la col, de la sopa o del limón, que se basan en el consumo de un único alimento durante el día. Está claro que estas dietas te harán perder peso (porque apenas comerás), pero a costa de también perder salud, ya que dejarás de ingerir nutrientes que tu cuerpo necesita.

La mejor opción para conseguir adelgazar de una manera saludable se basa en seguir una dieta variada prolongada en el tiempo, acompañada de la práctica de ejercicio un par de veces a la semana. Las dietas realmente buenas no tienen prohibiciones, son equilibradas y nos permiten bajar de peso gradualmente. Por el contrario, las peligrosas y perjudiciales suelen ser muy restrictivas, no aportan más de 1.200 calorías al día (una cantidad más que insuficiente para cualquier persona) y suelen prometer resultados a muy corto plazo, bien en días o en semanas.

Claves para diferenciar una dieta saludable de una dieta peligrosa.

Dieta saludable:

  • Es variada, sacia e incluye varios alimentos que nos gustan.
  • No tiene prohibiciones, ni cuenta calorías y no te obliga a comprar productos específicos.
  • Tiene en cuenta nuestras preferencias y lo que nos disgusta.
  • Reduce el peso de manera prolongada, paso a paso.
  • Proporciona una nueva forma de comer y vivir.
Dieta peligrosa:
  • No es equilibrada y solo se consume un tipo de alimentos.
  • La ingesta de calorías es menor a 1200 calorías diarias.
  • Promete una reducción de peso sin cambios de la alimentación a largo plazo.
  • Promete un gran cambio de peso en poco tiempo, por ejemplo 3 kg en 3 días.
  • Garantiza el éxito.
  • Está unida a la compra de productos específicos.
Así que si te estás planteando ponerte a dieta y la idea de elegir una ‘dieta milagro’ te ronda la cabeza, piénsatelo, acude a un especialista y no comprometas tu salud.
¡Puede ser peligrosa!

 

Los comentarios están cerrados.