ALERGOLOGÍA

La Alergología se define como la especialidad médica que comprende el conocimiento, diagnóstico y tratamiento de la patología producida por mecanismos inmunológicos, con las técnicas que le son propias.

Asimismo, la alergia es una respuesta exagerada (reacción de hipersensibilidad) del sistema defensivo (sistema inmunitario) del paciente que identifica como nocivas determinadas sustancias inocuas (los pólenes de algunas plantas, los ácaros del polvo…), normalmente toleradas por la mayoría de las personas.

El Prick test se considera el método más apropiado para el diagnóstico de la alergia a inhalantes por su seguridad y fiabilidad. Consiste en la aplicación de los diferentes alérgenos en el antebrazo o la espalda. La intensidad de la reacción permite descubrir la causa de la alergia y la magnitud de esta. Permite estudiar una posible alergia a fármacos (como antibióticos, anestésicos…), pólenes, epitelios de gato y de perro, ácaros, hongos, alimentos animales y vegetales, látex, insectos (mosquito, cucaracha),  tejidos (algodón), y otras muchas sustancias.

Existen muchos tipos de alérgenos:

  • Inhalados o aeroalérgenos (pólenes, ácaros, epitelios de animales…).
  • Alimentarios (proteínas de leche de vaca, huevo, frutas, frutos secos…).
  • Fármacos (antibióticos, antiinflamatorios, anesté­sicos…).
  • De contacto (níquel, cromo, perfumes…).
  • Ocupacionales o laborales (látex, harina de trigo…).
  • Veneno de insectos (abeja, avispa…).

Las enfermedades alérgicas más frecuentes son:

  • Rinitis alérgica. Es la enfermedad alérgica más frecuente.
  • Produce estornudos, secreción nasal, picor de nariz y congestión nasal, además de lagrimeo y picor ocular. Los alérgenos causantes de la rinitis alérgica más importantes son los pólenes (gramíneas, árboles y malezas), los ácaros del polvo, los epitelios de animales (perro y gato) y los hongos. 
  • Asma alérgica. Es la segunda enfermedad alérgica por su frecuencia, y es muy importante por tratarse de una enfermedad crónica que puede cursar con crisis asmática. El asma produce tos, dificultad respiratoria (disnea) y ruidos inspiratorios y espiratorios torácicos (sibilancias). Los alérgenos causantes del asma alérgica más importantes son los mismos de la rinitis alérgica.Se trata de una enfermedad cutánea que se manifiesta por la aparición de ronchas que suelen picar. En ocasiones la enfermedad puede afectar a las partes más profundas de la piel y aparecen hinchazones, siendo más frecuentes en párpados o labios. Las causas pueden ser alimentarias, por medicamentos, picadura de insectos o parásitos.

 

  • Dermatitis atópica. La sequedad cutánea es una de sus características principales; dicha sequedad produce picor intenso e induce al rascado. El rascado repetido produce lesiones inflamatorias con enrojecimiento y descamación.

 

  • Dermatitis alérgica de contacto. Es una enfermedad alérgica producida por el contacto directo de la piel con los alérgenos que pueden producir sensibilización y posterior descamación de contacto. Algunos alérgenos que pueden producir esta enfermedad alérgica son los metales (níquel, cromo, cobalto), tintes de cabello o el látex.

 

  • Alergia alimentaria. En esta enfermedad alérgica los alimentos ingeridos son los alérgenos responsables de la reacción de hipersensibilidad. Las manifestaciones más frecuentes son picor o hinchazón de labios y boca. En ocasiones cursan con manifestaciones digestivas (náuseas, vómitos y/o dolor abdominal) o cutáneas (dermatitis atópica o urticaria). Los alimentos más frecuentes son: la leche de vaca, el huevo, los frutos secos, las frutas y los crustáceos.
  • Es la enfermedad alérgica más grave. Se trata de una reacción de hipersensibilidad de instauración rápida, generalizada o sistémica y que amenaza la vida. Es un síndrome complejo que cursa con liberación generalizada de mediadores de mastocitos y basófilos a nivel cutáneo (eritema, prurito, urticaria y/o angioedema) como en otros órganos (gastrointestinal, respiratorio o cardiovascular). Puede cursar con las manifestaciones cutáneas descritas, manifestaciones digestivas (náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea); manifestaciones respiratorias (rinitis, asma); cardiovasculares (hipotensión y taquicardia) y neurológicas (mareo e incluso pérdida de conocimiento). En los casos más graves, especialmente si no se administra un tratamiento adecuado, puede ser mortal. El alérgeno puede llegar al organismo por vía digestiva (alimentos o medicamentos) o inyectada (picadura de insectos himenópteros o medicamentos administrados por vía parenteral, intramuscular o intravenosa).

 

Los comentarios están cerrados.